sábado, 9 de enero de 2016

El Arroyo de Trofas y otros senderos de Hoyo y Torrelodones


Caminos y senderos desde Las Matas hasta los canchales de Hoyo de Manzanares, cogiendo divertidas trialeras y buenos repechos, regresando por el espectacular sendero del Arroyo de Trofas.


Datos técnicos:
Distancia total:36,382 KmCarretera:2,6 %
Desn. de subida acumulado:796.31 mPista de Tierra:3,7 %
Desn. de bajada acumulado:794.42 mCamino:32,1 %
Altura máxima:1024.8 mSendero:38,5 %
Altura mínima:698.54 mCalles:23,1 %
Desniveles:
Subida:47.6 %Llano:8.1 %Bajada:44.3 %

Grado de Dificultad: Moderado
Nivel Físico: Medio
Nivel Técnico: Medio
IBP 38

Tipo de terreno:

Suelos silícicos con afloramientos rocosos graníticos, lanchares y berrocales. Rodales muy degradados por la erosión, permeables cuando son formados por la arenización del granito e impermeables cuando aparece la roca madre. Zonas con muchas escorrenteras, arena y piedra suelta. En otras zonas con más capa vegetal se puede llegar a formar barro.


Descripción del recorrido:

Salimos de la estación de tren de Las Matas, callejeando hacia el Norte, cruzando la Urbanización El Pedrosillo y girando hacia el Este rodeamos la Finca La Granja bajando hasta la valla de El Pardo, donde cruzamos el Arroyo de Trofas por un vado. Según estamos cruzando un biker nos indica que unos metros arriba hay un paso más sencillo.

Comenzamos la subida hacia Hoyo bordeando Los Peñascales, primero con un fuerte repecho de 400 m. al 9,4 % de desnivel medio por un camino bastante roto entre la Urbanización El Monte y la valla de El Pardo, luego suaviza según acaba la urbanización y cruzamos la antigua carretera de El Pardo.

Continuamos el ascenso hacia el Norte, ahora por el Camino del Pendolero, con otro fuerte repecho de 300 m. al 10,6 %, y luego algo más tendido aunque con tramos duros y pedregosos. Dejamos a la izquierda la entrada al Palacio de El Pendolero y siguiendo por el Camino de El Pardo, llegamos a la zona de Valdelaza, donde se coge el Camino de Navalvillar a la izquierda y al poco nos desviamos a la derecha, continuando hacia el Norte por el Camino de El Pardo, enlazando con el Camino de Cantos Blancos.



Seguimos subiendo suavemente casi hasta Hoyo por el mismo camino, ahora llamado Camino del Prado y justo al alcanzar la Urbanización El Camorrillo hay una bifurcación y el camino tuerce a la derecha, dirección Este, bordeando la urbanización y los Prados del Camorrillo por debajo hasta llegar a la zona del Colmenar del Sevillano y a un cruce de caminos. Giramos a la derecha y paralelos al muro comienza la trialera del Arroyo de Valgrande, un divertido sendero de 1 kilómetro en general muy ciclable, aunque con algún tramo algo complicado.

El sendero acaba en la pista del Camino de Navalvillar, pero si casi pisarla nos metemos a la derecha por un sendero que asciende hacia La Solana con un repecho muy explosivo y bastante roto, primero de 130 m. al 16 %, luego suaviza al 9,5 % durante otros 120 m. Se llega a un camino acabando los 750 m. de subida a La Solana de manera más suave, con un 5,6 % de pendiente media.

Tras llanear unos pocos metros girando hacia la derecha para rodear el Cerro de la Solana por el Norte cogemos la bajada hacia el Cordel Del Arroyo de la Tenada, otro sendero trialero de 470 m. algo más complicado y bastante roto, pero también ciclable. Cerramos el bucle volviendo a enlazar con el Camino del Prado, subiendo de nuevo hacia Hoyo, aunque esta vez al llegar a la zona de El Camorrillo en la bifurcación cogemos a la izquierda, dirección Oeste y tras cruzar el Arroyo de Trofas llegamos a la carretera M-618.


Según cruzamos la carretera de Hoyo seguimos por un camino que sube hacia El Chaparral y enseguida nos desviamos a la derecha por un sendero que gira hacia el Norte y haciendo un amplio arco hacia la izquierda pasamos dos veces sobre el Arroyo del Chaparral, la zona de roquedos y pastos escenario de películas de vaqueros en los años 60 del siglo pasado, la más famosa de ellas "Por un puñado de dólares" y subimos hasta las Machorras.

Acabada la subida, sin llegar al puesto de vigilancia forestal, nos metemos por un sendero a la izquierda para bajar por la trialera más complicada del día, que transita hacia el Sur entre grandes peñas y lanchares, bajando hasta Canto Mocho.

Terminado el descenso giramos hacia el Sureste por un sendero que pasa debajo de las torres de alta tensión y llegando a la pista de El Berzalejo volvemos a girar esta vez hacia el Suroeste, retrocediendo por el Camino de la Berzosilla, cruzando las Praderas de Verís.

Antes de llegar a la Urbanización La Berzosa nos desviamos a la izquierda comenzando la subida a los cerros de El Camorcho y Peña Bermeja, cogiendo un revirado sendero entre jaras que nos lleva hasta la tapia del Palacio del Canto del Pico, en la zona de Los Quemados.


Giramos hacia el Este y bajamos por un sendero trialero hasta la carretera de Hoyo, la M-618, que se coge hacia el Norte unos metros por un sendero que la bordea, pasando por debajo de las Charcas de los Camorchos, un espacio protegido para la reproducción de anfibios, Los humedales de Hoyo de Manzanares.

Los bordeamos por su lado Este y llegamos al AA.RR. de El Berzalejo, pasando por en medio del pinar y llegando de nuevo a la M-618. Esta vez se cruza la carretera y bordeando por el Suroeste la Urbanización El Berzalejo cogemos un sendero, con algún tramo trialero, que nos baja hasta el Arroyo de Loberillos y la Depuradora de Hoyo de Manzanares.

Aquí cogemos el Cordel de Trofas, un divertido sendero paralelo al Arroyo de Trofas, rápido y disfrutón, con algún tramo complicado por piedras y escorrenteras. El sendero llega hasta la antigua Carretera de El Pardo y cruzándola entramos la Senda Ambiental del Arroyo de Trofas, un antiguo camino que bordea el Embalse de Los Peñascales.


En la entrada de la senda indican con carteles la prohibición de recorrerla en bici, así que cada uno debe asumir la responsabilidad de la entrada. El recorrido comienza en medio de un frondoso y espectacular bosque de ribera, con chopos, fresnos, lodones, zarzas, rosales silvestres, y continua en un estrecho sendero con subidas y bajadas, roquedos graníticos cubiertos de musgo y líquenes. Tiene un paso complicado sobre un estrecho muro pegado a una roca con dos cadenas para que podemos agarrarnos y cruzar con mayor seguridad.

Luego el sendero desciende suavemente, bordeando el Embalse de Los Peñascales, rodando entre encinas, pinos, enebros, tojos, romero, jaras pringosas... unos escalones de madera y de piedra, bajando de la presa, dan fin a este precioso recorrido.

Giramos a la derecha y rodeamos el embalse por su lado Oeste. Se están haciendo las obras de acondicionamiento para dar continuidad a la senda por este lado, pero existe el sendero y se puede rodar sin problemas hasta la Urbanización Montealegre.


Aquí comienza el tramo más feo de la ruta, un callejeo por las urbanizaciones subiendo hasta Torrelodones, habría que investigar si hay alternativa más corta o bonita, cuando preparé la ruta no la encontré. La intención es llegar hasta el Tanatorio de Torrelodones y desde allí coger los senderos del Arroyo de Villarejo y del Arroyo del Pretil.

Son la guinda final de la ruta, casi todo el rato en descenso, muy limpios, sencillos y disfrutones, curvean llevándonos hasta la Urbanización El Enebral, casi hasta el punto donde finalizábamos la Senda Ambiental del Arroyo de Trofas, por lo que se puede atajar y evitar el callejeo anterior, pero yo creo que estos senderos merecen la pena ser recorridos.

Ya solo queda subir por la Calle Gabriel Enríquez de la Orden hasta la A-6 y bajar por la Avda. de Los Peñascales hasta la estación de Las Matas finalizando está completa y rompedora ruta.


Ver el track en   

Ver el track en   


No hay comentarios:

Publicar un comentario