domingo, 21 de junio de 2015

Pinilla del Valle Mirador de Los Robledos Senda de la Angostura


Ruta sencilla y sin grandes dificultades, fresquita, muy apropiada para el verano. Bellos paisajes y espectaculares vistas, pistas, caminos y senderos a la sombra, incluso con posibilidad de baño.


Datos técnicos:
Distancia total:33.346 KmCamino Natural del Lozoya:23,1 %
Desn. de subida acumulado:391 mPista de Tierra:30,4 %
Desn. de bajada acumulado:380.02 mCamino:26,3 %
Altura máxima:1339.6 mSendero:13,1 %
Altura mínima:1079.8 mCalles:4,2 %
Carretera:2,9 %

Grado de Dificultad: Moderado
IBP 26

Tipo de terreno:

Pistas de tierra prensada en muy buen estado de conservación, caminos con cubierta orgánica, senderos con afloramiento de roca y raíces, con bastante sustrato orgánico, bastante permeables en general.

El camino Natural del Lozoya tiene algún tramo con mucha piedra gravera.


Descripción del recorrido:

Salimos de Pinilla del Valle hacia el Oeste por el Camino Natural de El Paular a El Cuadrón, una pista totalmente llana de la que recorreremos el tramo hasta Rascafría. Coincide con el Camino del Egido, la vía pecuaria histórica que une las localidades de Alameda, Oteruelo y Rascafría, atravesando un bello paisaje de prados cercados con muros de piedra, entre fresnos, robles y avellanos.

Atravesamos Rascafría hasta el Arroyo Artiñuelo, por el que se continua hacia el Sur, saliendo del pueblo cruzando el Río Lozoya por el puente del Molino de Briescas, viejo molino harinero de los siglos XVIII y XIX.


Seguimos dirección Oeste bordeando el Río Lozoya y atravesando fincas de cultivo y prados ganaderos. Al llegar a las ruinas de un antiguo colegio se atraviesa una cancela para continuar de frente entre un precioso y denso bosque de robles, álamos, fresnos, pinos silvestres y albar, jarales, piornales y enebrales.

Este camino nos lleva hasta El Paular, pero antes paramos en el Bosque de Finlandia, en el que vemos una pequeña caseta de madera oscura, antigua sauna ya en desuso, un embarcadero y un estanque que formaba parte de una red de canales que abastecían a los molinos que se encontraban por aquí en los que cuentan que se fabricó el papel utilizado en las primeras ediciones de “El Quijote”.


Continuando por el espeso paseo de álamos se sale al Puente del Perdón, que cruzamos para llegar a las puertas de la Cartuja de Santa María de El Paular. Torciendo a la izquierda se rueda por la carretera M-604 unos 650 metros hasta alcanzar a la derecha la Colada de Rascafría, un camino que sube hacia El Pedrosillo, muy suavemente durante los 2 primeros kilómetros, luego se empina durante 1 kilómetro al 7,2 % de desnivel medio. Llegados a la pista del GR-10, que baja del Puerto de Malagosto, el Cancho del Cuervo y Carro del Diablo, el camino deja de subir.

Llaneamos e incluso bajamos un poco hasta pasar los arroyos del Brezal y de la Umbría para de nuevo subir durante 850 metros al 6 %, con un descansillo intermedio, y llegamos al Mirador de Los Robledos, donde está el Monumento al Guarda Forestal y unas impresionantes vistas del valle del Lozoya.


Tras la parada de avituallamiento de rigor se continúa pista abajo, cruzando la M-604, cogiendo la Colada Del Camino de Las Vueltas por la que se llega al Río Lozoya o de la Angostura, en una bellísima zona. Continuamos por la colada, llaneando 600 metros y el camino vuelve a subir bordeando el Lozoya, primero 1.400 metros al 4 %, pero con muchos descansillos y alguna rampa potente de hasta un 11 %. Luego viene un tramo de llaneo y una última rampa de 200 metros al 6 % que nos deja en el desvío hacia el Puente de la Angostura.

Bajamos hasta el puente y cruzamos el río, comenzando el tramo más bonito de la ruta, un divertido y espectacular sendero, a ratos trialero, que paralelo al Río Lozoya baja hacia Rascafría. No es un sendero complicado, únicamente no es ciclable durante 150 metros al pasar al borde del Embalse Del Pradillo.


Antes de llegar a Las Presillas, una clásica zona de baño, giramos a la derecha hacia el Este por el Camino de Navalcaz. Se continúa por el Camino de Robledo de Abajo a Oteruelo, haciendo un zigzag y cruzando la carretera de La Morcuera. Bajamos unos metros por esa carretera y entramos en el Camino de El Paular, en medio de un magnífico bosque de robles y pinos que se alterna con prados ganaderos, hasta llegar a Alameda del Valle.

Cruzamos el Lozoya cogiendo otra vez el Camino Natural del Valle del Lozoya, por el que llegamos hasta Pinilla del Valle, donde se acaba la Ruta.

Ver el track en   

Ver el track en   


El Valle del Lozoya es un valle de montaña de la sierra de Guadarrama, situado en el noroeste de la Comunidad de Madrid en torno al río Lozoya y limitado por una serie de cadenas montañosas pertenecientes al Sistema Central.

Se localiza sobre una fosa tectónica y sus suelos están formados sobre los materiales silíceos del sistema central, desarrollándose suelos diferentes en función de la altura topográfica, de la cubierta vegetal que los cubre y del tipo de erosión que les afecta o su grado de conservación.

En las zonas altas predominan las rocas plutónicas y metamórficas, siendo muy abundantes los gneis, además de las micacitas, cuarcitas y las pizarras.

En zonas intermedias con gran cobertura vegetal encontramos suelos tipo Ranker, pardos o grises, de materiales sin descomponer por la escasa actividad biológica y su alto contenido en resinas.

Más abajo están las tierras pardas subhúmedas de los abedulares, melojares y hayedos, suelos profundos y con una gran capa de humus, de color marrón a negro.

El fondo del valle tiene una formación de lechos de areniscas recubiertos por capas alternas de calizas y marga.

Respecto a la vegetación de la zona son los robledales los más frecuentes, que crecen desde los 800 a los 1400 ó 1600 m, formando los bosques casi exclusivamente el roble melojo (Quercus pyrenaica), con algunos enebro, arces y serbales. La encina y el quejigo son muy escasos en este área.

Los Pinares crecen más arriba que los robledales, en forma natural a partir de los 1600 m., pero el Pino silvestre de repoblación aparece por todo el valle.

El las grandes alturas, donde las condiciones de frío, viento y nieve son más duras, crece el piorno y los enebros enanos.

En suelos húmedos encontramos fresnos, sauces, hayas y abedules, en las zonas próximas a los ríos.

En cuanto a los arbustos abunda la jara, el tomillo, el cantueso y los brezos.


6 comentarios:

  1. Una ruta con espectaculares vistas del valle y su bonito camino junto al Lozoya.
    Es un placer hacerla en verano, y si es con buena compañía como la del grupo que llevamos, pues mucho mejor aún.

    ResponderEliminar
  2. Todo un lujo de mañana. Preciosa ruta, te reconcilia con Madrid.

    ResponderEliminar
  3. Esta me la guardo que tenia ganas de ir al mirador de los Robledos.
    Gracias por la ruta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno CrAfTy, se te acumulan la rutas pendientes... Cuando quieras te acompaño en algunas de las que te queden.

      Eliminar
  4. Otra espectacular ruta que hemos hecho gracias a ti. Fresquita para verano y preciosa. Muchísimas gracias! Fantástico trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda!! Hoy hemos hecho esta ruta también, raro que no nos hayamos encontrado. O igual si? Erais quizás el grupo que entrabais al mirador del Monumento al Guardia Forestal cuando salíamos nosotros?

      Eliminar