domingo, 9 de agosto de 2015

Cercedilla, Senda Victory, Senda Herreros y la trialera de la Vejiga


Complicado recorrido para conocer dos sendas del valle del Río Pradillo, una de las cuales, la trialera de la Vejiga, no es ciclable, por lo menos para las personas normales.


Datos técnicos:
Carretera de la República:22,9 %
Distancia total:28,403 KmPista asfaltada:1,6 %
Desn. de subida acumulado:805.7 mPista de Tierra: 4,1 %
Desn. de bajada acumulado:785.8 mCamino:13,5 %
Altura máxima:1677 mSendero:44,5 %
Altura mínima:1155.4 mCalles:9,7 %
Pateo (Vejiga):3,6 %

Grado de Dificultad: Difícil
IBP 57

Tipo de terreno:

Suelos graníticos con bastante desgaste, con sustrato vegetal en zonas de mucha cobertura arbórea, en zonas altas sin vegetación o en laderas empinadas mucha piedra generada por la erosión. En general bastante permeables. Pistas de tierra compacta. Caminos y senderos por bosque con raíces y rocas.

La Trialera de la Vejiga no es ciclable en un 80 % por su desnivel, grandes rocas, raíces y piedra suelta. El sendero del Río Pradillo y La Senda Herreros con tramos de mucha roca. La Senda Victory con muchas raíces y rocas. Los senderos del Camino Viejo, la Teja, El Pinarcillo, Los Baldíos y El Portazgo de tierra vegetal con pocas dificultades. La Carretera de la República en su parte inicial asfalto roto y tierra y gravilla fina prensada en muy buen estado.


Descripción del recorrido:

Tiene tres partes bien diferenciadas, una buena subida de 12,5 kms, un tramo rompepiernas y empujabike y un final disfrutón por senderos y trialeras.

Planteada como un acercamiento a la Senda Victory, para ver como la integrábamos en otra futura ruta, y de descubrimiento de la Senda Herreros y de la llamada Trialera de la Vejiga, que baja de Siete Picos a Camorritos, sendero imposible de ciclar casi en su totalidad, a no ser por endureros mal de la cabeza.

Partiendo de la Estación de Cercedilla subimos por la Senda de Rodenas y el Camino Puricelli. El trayecto es muy bonito, bastante cómodo de rodar aunque tiene una fuerte rampa de 400 m. al 12 %.

Nos deja en el Camino de Los Campamentos, justo encima de Las dehesas. Aquí preferimos continuar por los senderos paralelos a este camino y a su continuación, el Camino Viejo de Segovia.

Los senderos, bastante limpios y divertidos, ascienden al comienzo suavemente, pero a la altura del Camino Viejo la pendiente se incrementa y el final es un rampón pedregoso de 500 metros al 11,5 % que nos deja sin aire.


Superado este tramo bajamos a la Carretera de la República, justo a la altura de la barrera de entrada, comenzando la subida por esta pista.

Ascendemos durante 6,5 kms. de los que los 2 primeros son los mas duros, con un desnivel medio del 7 %.

Pasado el Puente de Navazuela las rampas suavizan hasta el 4,5 % y una vez que llegamos a Los Miradores se llanea e incluso bajamos hasta la Pradera de Navarrulaque.

El último tramo hasta la entrada de la Vereda de Enmedio es algo más de un km. de suave ascenso.

Ahora comienza la segunda parte de esta ruta de exploración. La Vereda de Enmedio es un sendero muy trialero en su comienzo. Solo lo recorremos poco más de 100 m. hasta la Senda Victory.


Esta senda comunica la Ducha de los Alemanes con la Pradera de Navarrulaque. Entrando desde la Vereda de Enmedio encontramos un tramo de bajada bastante trialero y luego 950 m. de suave subida, pero bastante complicada y exigente por las piedras y raíces.

De nuevo en la Pradera de Navarulaque cruzamos la carretera de la República y continuamos por la Senda Herreros.

Este precioso sendero nos lleva hacia Siete Picos, aunque solo haremos 1,5 kms. Ciclable en su mayor parte, tiene tramos disfrutones y algún que otro pedregoso y empujabike.

150 m. pasada una fuente nos desviamos a la derecha para bajar, en una fuertísima pendiente, hasta el Río Pradillo. Comienza el tramo de pateo por la trialera de la Vejiga, en el que cargaremos la bici a cuestas durante 1,5 kms., de los que los últimos 500 m. ya son ciclables aunque muy trialeros.


La Trialera de la Vejiga nos deja en la pista de Siete Picos, que cogemos hacia abajo pasando las vías del tren de la naturaleza, y 250 m. más abajo nos desviamos a la izquierda para bajar hasta el Río Pradillo.

Comenzamos la tercera parte de la ruta por el espectacular sendero del Río Pradillo, en suave descenso entre robles y pinos, paralelos al río, con algún tramo trialero, pero muy llevadero y disfrutón.

En un punto el sendero se aleja del río y comienza a subir, cruzando el camino que baja a Cercedilla. Nosotros continuamos rectos encontrando un rampón de 300 m. al 11,5 % hasta alcanzar el Raso del Simón.


Ahora el sendero salta al valle de Navacerrada, comenzando primero con un tramo de ascenso un poco pedregoso y luego llaneando por la ladera de Los Baldíos durante 1.700 m. hasta llegar al Camino del Calvario.

Cruzamos el Calvario metiéndonos por la pradera y llegamos al Arroyo de Matasalgado, donde está el antiguo campamento de la OJE. Tras subir un fuerte y pedregoso repecho cogemos a la izquierda el sendero que bordea la ladera de Los Pinarcillos.

Este sendero bonito y disfrutón nos lleva durante 1.350 m. hasta encima del embalse de Navalmedio. A la derecha encontramos el sendero que baja de El Ventorrillo y descendiendo por dos tramos muy trialeros y pedregosos llegamos a la pista del embalse.


Rodamos por la pista alejandonos del embalse poco más de 500 m. y nos desviamos a la derecha por un sendero que baja por la ladera y que luego llanea por la zona de El Portazgo.

Esta senda entre jaras y pinos nos deja en el Camino del Tejar, que cogemos a la derecha, bajando dirección Cercedilla. Es un sendero muy sencillo y disfrutón que se hace a todo gas, llegando al Camino del Calvario y un poco más adelante al puente sobre el Río Pradillo y a la entrada de Cercedilla.

Solo queda cruzar el pueblo, tomarse un tentempié en alguno de los bares de la calle principal y finalizar esta exigente y complicada, pero bonita ruta.


Ver el track en   

Ver el track en   


1 comentario:

  1. Los endureros insisten que se puede bajar por La Vejiga, yo me siento incapaz ni de imaginarlo, hay que estar muy pa alla...

    ResponderEliminar