domingo, 1 de noviembre de 2015

Hoyo de Manzanares, La Trofa, Las Machorras y Los Lanchares


Dura ruta, disfrutona y exigente, por caminos y senderos de la pedriza de Hoyo de Manzanares, con divertidas trialeras y explosivos repechos, entre jaras, berrocales y lanchares.


Datos técnicos:
Distancia total:33.320 KmCarretera:2,0 %
Desn. de subida acumulado:721.08 mPista de Tierra:17,8 %
Desn. de bajada acumulado:719.78 mCamino:47,4 %
Altura máxima:1029.6 mSendero:29,6 %
Altura mínima:798.62 mCalles:3,1 %
Desniveles:
Subida:46.66 %Llano:9.79 %Bajada:43.56 %

Grado de Dificultad: Moderado
IBP 38

Tipo de terreno:

Suelos silícicos con afloramientos rocosos graníticos, lanchares y berrocales. Rodales muy degradados por la erosión, permeables cuando son formados por la arenización del granito e impermeables cuando aparece la roca madre. Zonas con muchas escorrenteras, arena y piedra suelta. En otras zonas con más capa vegetal se puede llegar a formar barro. Fuertes repechos cortos pero muy explosivos.


Descripción del recorrido:

Salimos de Hoyo de Manzanares hacia el Sureste por el Camino del Camorrillo y al poco encontramos a la derecha un sendero paralelo a un murete de piedra. Siguiendo por este sendero llegamos al Colmenar del Sevillano y a un cruce de caminos. Cruzamos recto y paralelos al muro comienza la trialera de Valgrande, un divertido sendero de 1 kilómetro en general muy ciclable, aunque con algún tramo algo complicado.

El sendero acaba en la pista del Camino de Navalvillar, pero sin casi pisarla nos metemos a la derecha por un sendero que asciende hacia La Solana con un repecho muy explosivo y bastante roto primero de 130 m. al 16 %, luego suaviza al 9,5 % durante otros 120 m. Se llega a un camino acabando los 750 m. de subida a La Solana de manera más suave, con un 5,6 % de pendiente media.

Tras llanear unos pocos metros girando hacia la derecha para rodear el Cerro de la Solana por el Norte cogemos la bajada hacia el Cordel Del Arroyo de la Tenada, otro sendero trialero de 470 m. algo más complicado y bastante roto, pero también ciclable.


Continuamos por el Cordel Del Arroyo de la Tenada hasta enlazar con el Camino de Cantos Blancos y atrochando por senderos que bajan hasta la depuradora de aguas residuales de Hoyo y el Arroyo de la Trofa.

Seguimos unos metros hacia el Oeste y girando a la izquierda cruzamos el Arroyo de Loberillos para meternos por un divertido sendero paralelo al Arroyo de Trofa. Este sendero es rápido y disfrutón, con algún tramo complicado por piedras y escorrenteras. Lo recorremos hasta el Arroyo de Cantos Negros, donde nos desviamos a la derecha para subir por un sendero duro y explosivo, 330 m. al 13,6 %, que nos deja en la Casa de Cantos Negros.

Atención: El sendero está en una propiedad privada, no se debe pasar por allí. La opción correcta para la ruta es seguir por el Arroyo de la Trofa hasta Los Peñascales, subir unos metros por la antigua carretera de El Pardo y meterse a la derecha por el Camino de Cantos Negros, que aunque tiene una cadena pues la finca es privada el camino es de dominio público (según el catastro). Por allí se sube hacia la atalaya, dando continuidad a la ruta. En este track se puede ver el rodeo alternativo a la Casa de Cantos Negros.


La finca de Cantos Negros es una propiedad privada, pero está protegida como Reserva Natural Integral dentro del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares y el Ayuntamiento de Torrelodones la publicita turísticamente diciendo que tiene "caminos muy cómodos para realizar excursiones a pie o en bicicleta". Estos caminos que la cruzan son de uso público.

Tras cruzar la Casa de Cantos Negros se sube por el camino del mismo nombre desviándonos a la derecha para visitar la atalaya, un observatorio de vigilancia llamado Posición Lince, construido en la guerra civil y vinculado al cuartel general republicano del palacio de El Canto del Pico de Torrelodones.

Regresamos al Camino de Cantos Negros y continuando hacia el Norte por un sendero enlazamos con el Cordel de Cerrastrillero por el que se llega al Área Recreativa de El Berzalejo, a la que se entra cruzando la M-618.

Giramos a la izquierda por las Praderas de Veris y dirección Oeste comenzamos el ascenso a El Camorcho, por un sendero roto y rompepiernas, entre jaras y cantuesos, pasando por los roquedales entre los cerros de El Camorcho y Peñas Bermejas. Bajamos hacia el Norte bordeando la Berzosa por su cara Este hasta Las Praderas y al Arroyo de La Berzosa y girando a la derecha volvemos a subir, ahora a las Machorras.


Desde las Machorras nos dirigimos por un rápido y divertido sendero hacia la carretera de Hoyo a La Berzosa. Tras rodar unos metros por la carretera nos desviamos a la derecha por unas canteras y cogemos a la izquierda dirección Oeste el Camino de Hoyo de Manzanares, que nos llevará por en la zona de las Lanchas de Castilla, en un camino algo trialero y arenoso, hasta el Arroyo de Peregrinos.

Se cruza por un puente el Arroyo de Peregrinos y torciendo a la derecha dirección Norte encaramos la subida por el Camino de La Navata hacia el Endrinal, 1.800 metros al 6,5 % de desnivel medio por una pista en muy buenas condiciones.

Al acabar la subida torcemos a la derecha un camino que bordea la falda del Cerro Lechuza y del Cerro del Covacho, en dirección Este, recorriendo un bonito tramo de pinares y roquedo, para visitar la Cascada del Covacho, una bonita chorrera que en esta época está totalmente seca.


Regresamos por donde venimos hasta el cruce de caminos final de la subida al Endrinal, donde encontramos un divertido sendero que baja por Fuente Del Huerto hasta el Arroyo de Peregrinos, no muy técnico pero que no permite relajarse.

Al cruzar de nuevo el Arroyo de Peregrinos comienza una subida por sendero hacia los Corrales de Julia, hasta encontrar el camino que baja hacia a La Berzosa.

Llegamos a la carretera de Hoyo a La Berzosa y subimos hacia Las Machorras, primero por la carretera y luego por pista hacia el puesto de vigilancia forestal, que dejamos a derecha para unos metros más adelante meternos en la última trialera del día, que transita hacia el Sur entre grandes peñas y lanchares, bajando hasta Canto Mocho.

Al terminar el descenso se gira hacia el Este y subimos por un empinado camino que nos lleva a El Chaparral, una zona de roquedos y pastos escenario de películas de vaqueros en los años 60 del siglo pasado, la más famosa de ellas "Por un puñado de dólares". Lo cruzamos hacia el Noreste y bajando por un sendero algo trialero pero disfrutón giramos hacia la izquierda subiendo el último repecho y nos dejamos caer entrando en Hoyo de Manzanares y finalizando esta entretenida ruta endurera.


Ver el track en   

Ver el track en   


No hay comentarios:

Publicar un comentario