martes, 2 de febrero de 2016

Arroyo Tejada, Puentes de la Marmota y del Batán


Nueva incursión al Puente de la Marmota, esta vez para conocer un sendero que baja hacia el Puente del Grajal. Regreso por la divertida Colada de los Gallegos, otra vez de noche.


Datos técnicos:
Distancia total:40,467 KmCarretera:4,2 %
Desn. de subida acumulado:797.53 mPista de Tierra:34,9 %
Desn. de bajada acumulado:795 mCamino:45,3 %
Altura máxima:802 mSendero:14,4 %
Altura mínima:502.6 mCalles:1,3 %
La senda por la vía del tren y parte de la Colada de los Gallegos las califico como sendero por tener muchos tramos de único y estrecho paso.
Desniveles:
Subida:41,3 %Llano:16,3 %Bajada:42,4 %

Grado de Dificultad: Moderado
Nivel Físico: Medio
Nivel Técnico: Medio
IBP 53

Tipo de terreno:

Suelo silíceo con algunos afloramientos graníticos, arena y materiales detríticos con poca presencia de materia orgánica, bastante permeable.

Senderos de tierra con algunas rocas de granito, trialeros, permeables. Caminos y pistas en buen estado, poca arena suelta, alguna escorrentera.


Descripción del recorrido:

Salimos desde el hito de los 640 kms. del Camino de Santiago de Colmenar Viejo dirección Oeste. Nada más salir del pueblo giramos a la izquierda por el Cordel del Hoyo de Manzanares, una pista que nos lleva hasta la M-618.

Sin llegar a cruzar la carretera torcemos a la derecha por la Calleja de las Lavanderas, un camino trialero que nos deja en las vías del tren. Continuamos por la senda de las vías dirección Sur y llegamos a la estación de Colmenar Viejo.

Toca callejear un poco hacia el Este hasta alcanzar el Cordel De la Marmota que, paralelo a la Avenida de Circunvalación, nos lleva hasta la Ermita de Santa Ana. Aquí tenemos una fuente por si se nos olvidó llenar el bidón.


Desde la rotonda de la Ermita de Santa Ana baja el Camino de Tejada, primero como carretera hasta el cementerio, y luego como pista de tierra. Rápidamente nos plantamos en la Colada de las Huelgas del Arroyo Tejada, donde cruzaremos en varias ocasiones el arroyo por vados cementados, que en primavera llevaran suficiente agua para empaparnos.

Tras unos doce vados del arroyo llegamos al Cordel de Valdeloshielos, donde el camino gira a la izquierda y cruza por última vez el Arroyo de Tejada. Comienza una subida de 3,5 kms. por el Camino de Navarredondilla, paralelos a la valla del Pardo, que nos lleva hasta el Mirador de Valdeganar. Arranca con un fuerte repecho de 100 m. al 9,6 % pero luego suaviza y se asciende cómodamente.

Desde el Mirador de Valdeganar la pista desciende rápidamente hasta el Barranco de Valdegoino, ya pegados al embalse del Pardo. En la bajada encontramos varios tramos de senderos paralelos al Camino de Navarredondilla, que aprovechamos para distraernos de tanta pista.


Continuamos por el Cordel de Valdeloshielos que bordea por el Sur el Alto de La Marmota, ahora en un sube y baja continuo con tramos algo complicados por la piedra. El camino va girando hacia el Oeste y poco a poco se estrecha y convierte en sendero trialero, hasta que alcanza el Cordel de la Marmota, por donde bajamos al Puente de La Marmota por una calzada de grandes losas muy descolocadas.

Cruzamos por el puente al otro lado del Río Manzanares y ascendemos abruptamente unos metros para coger un sendero que nos aleja del río y suavemente nos sube hasta la pista que lleva a la Cañada de la Sacera. Un poco más adelante, en una curva a izquierdas, dejamos la pista metiéndonos a la derecha por un sendero, dirección Norte, que paralelo al Arroyo de Navasol continua subiendo por el Cordel de Valdeloshielos, bordeando la finca ganadera de la Sacera.

El sendero desemboca en un ancho camino que gira dirección Noreste, rodeando el Cerro Navasol, continuando como el Cordel de Valdeloshielos, hasta llegar a la carretera M-618, casi a la altura del Puente del Grajal. Giramos dirección Oeste rodando algo menos de 500 m. por la carretera y vemos a la izquierda un camino paralelo a la M-618, el Cordel del Hoyo de Manzanares, por el que continuamos. Otros pocos metros más adelante pasamos al otro lado de la carretera y pegados al muro de una finca ganadera alcanzamos la Cañada de El Grajal, por la que nos desviamos hacia el Noroeste.


La Cañada de El Grajal es un bonito camino que en un baja y sube nos deja en el Cordel de Cantalojas, pista por la seguimos hacia el Norte hasta llegar a la M-607 y al Puente el Batán. Se hace de noche, por lo que sacamos las luces y afrontamos el trayecto por la Colada de los Gallegos, en plena oscuridad, con mucho cuidado.

La Colada de los Gallegos, también llamado Camino del Cencerrero, es un precioso camino con subidas y bajadas, en algunas zonas sendero estrecho bastante complicado, muy erosionado y trialero con grandes rocas y lanchas de granito, en otras amplia cañada. Bordeado por muros de piedra que delimitan los pastizales ganaderos de Colmenar, está salpicado de encinas, enebros, sabinas, alcornoques y quejigos, y donde cruza los arroyos de la Dehesa y de Navallar con vegetación de ribera.

La Colada de los Gallegos es por si complicada, con la noche cerrada se hace toda una aventura. Con tiento y mucha prudencia llegamos sin incidencias a Colmenar Viejo finalizando esta bonita ruta.


Ver el track en   

Ver el track en   

Mapas Consultados:
Iberpix - IGN
Planea - Comunidad de Madrid
Sede Electrónica del Catastro


No hay comentarios:

Publicar un comentario