domingo, 28 de febrero de 2016

Sendas de Valdemorillo, Navalagamella y Quijorna


Exigente ruta por pistas, caminos y senderos de Valdemorillo, Navalagamella y Quijorna. Comparte algunos tramos de las Marchas del Cocido de Quijorna y la Fabada de Navalagamella.


Datos técnicos:
Distancia total:44,104 KmPista asfaltada o gravilla:9,0 %
Desn. de subida acumulado:1182.82 mPista de Tierra:14,7 %
Desn. de bajada acumulado:1168.95 mCamino:52,7 %
Altura máxima:893.8 mSendero:12,7 %
Altura mínima:601.8 mCalles:9,0 %
Campo a través:1,8 %
Desniveles:
Subida:46,4 %Llano:10,3 %Bajada:43,3 %

Grado de Dificultad: Moderado
Nivel Físico: Alto
Nivel Técnico: Medio
IBP 89

Tipo de terreno:

Pistas, caminos y senderos de tierra compacta y arenisca, terreno bastante permeable, con poca piedra suelta y algunas rocas graníticas, algunos pocos tramos rotos por escorrenteras. En las laderas de El Vetago tierra caliza que con agua puede hacer mucho barro. El Camino de las Rentas pedregoso y roto.


Descripción del recorrido:

La ruta comienza en el aparcamiento del polideportivo municipal de Valdemorillo, pero rompo un radio nada más arrancar por lo que mareamos la perdiz un rato por el pueblo buscando una tienda de bicis. Aunque conseguimos un radio no logramos solucionar el problema y hago la ruta con la rueda de atrás a la virulé.

Salimos de Valdemorillo hacia el Oeste por la Vereda de Robledo de Chavela, que dejamos a los pocos metros metiéndonos a la izquierda por el Camino de Fresnedillas. Al rato alcanzamos el camino de la Conducción de San Juan - Valmayor, que cogemos a la izquierda bajando rápidamente hasta el Río Perales.

Se cruza el río justo debajo de la tubería del canal, por una especie de vado que no sé cómo estará en época de lluvias. Subimos unos metros por la ladera y cogemos a la derecha la Ruta de los Molinos del Río Perales, un precioso sendero que ya hicimos en otras ocasiones pero que repetiremos en una futura ruta, pues merece la pena ser recorrido.

Es esta ocasión solo hacemos el final del sendero hasta el vado por donde la Cañada Real Leonesa cruza el Arroyo de los Conejeros. Este vado puede llevar mucha agua a comienzos de la primavera, pero en todas las ocasiones que lo he atravesado pude hacerlo montado en bici, mojándome mas o menos según el caudal y mi pericia.


Comenzamos la subida por la Cañada Real Leonesa con un primer tramo de 1.500 m. al 7 % de desnivel medio, luego suaviza, incluso desciende hasta alcanzar de nuevo la Vereda Del Camino de Robledo de Chavela. Giramos a la derecha por este camino continuando la subida, mucho más suave, durante algo menos de 1 km. al 4,6 %, hasta encontrarnos a la izquierda un camino de servidumbre que atraviesa los pastos hacia el Oeste hasta llegar al Camino de Navalagamella al Escorial.

Este es uno de los caminos que están desapareciendo por el cierre con vallas y carteles de las fincas privadas que atraviesa. Es un camino histórico y de dominio público según el catastro (Ref. Catastral: 28095A00109007). Nosotros encontramos la cancela de entrada abierta, sin embargo tras atravesar el Arroyo de Valladolid desaparece, se ve la valla de cierre como corta el antiguo trazado.

Nosotros continuamos a la derecha bordeando la valla, suponiendo que habrá paso pues el track que traemos así lo indica pero no lo hay. Llegados a unas rocas el track tuerce a la izquierda y salta la valla, y se ve que ha pasado gente por aquí pues la alambrada está bastante tumbada.

Tras pasar la valla toca un tramo de campo a través en busca de algún camino, lo hayamos y cogemos a la izquierda dirección Sur. Buscamos el Camino a la Casa de Escalante, que es de dominio público (Ref. Catastral: 28095A00209004), pero realmente llegamos a las casas de la finca por caminos privados. Allí nos sale al paso una persona que nos advierte que estamos en una finca privada y que no podemos pasar, pero nosotros seguimos hacia el Sur por otro camino, en busca del Camino de Fresnedillas a Valdemorillo, que es de dominio público (Ref. Catastral: 28095A00309002).


Para llegar a este camino tenemos que descender por la ladera Sur del Cerro de Guadarrama, en algunos momentos el camino por el que vamos desaparece y hacemos campo a través o cogemos senderos siempre en dirección Sur.

Llegados al Camino de Fresnedillas a Valdemorillo o Senda de Valdemorillo cambiamos el rumbo dirección Sureste bajando hacia el Arroyo de los Morales. Pero otra vez el camino desaparece y tenemos que buscar senderos de ganado para llegar hasta la Cañada Real Leonesa, volviendo a saltar otra valla para salir de la finca.

La falta de uso, antes muy frecuentados por el pastoreo trashumante, y el cierre con vallas y carteles por parte de los propietarios de las fincas, está haciendo que perdamos una inmensa y rica red de comunicaciones por la que tenemos derecho de paso.

Ya en la Cañada Real torcemos a la derecha, retomando la Ruta de los Molinos del Río Perales y atravesando la colina por donde pasa la Conducción de San Juan a Valmayor bajamos hasta el Arroyo del Hondillo. Nosotros dejamos la pista de la Ruta de Los Molinos, que sube hacia Navalagamella, cogiendo un sendero a la derecha que primero acompaña el Arroyo del Hondillo y luego sube abruptamente por la ladera, con alguna rampa empujabike, hasta la carretera M-521.


Este tramo coincide con el Maratón Sierra Oeste, conocido también como Marcha Popular de la Fabada de Navalagamella, aunque probablemente el año que viene ya no esté por estos lares. Nosotros lo hacemos a la inversa, seguro que de bajada es mucho más disfrutón.

Cruzamos la carretera y continuamos por la Cañada Real Leonesa hasta el depósito de agua, donde giramos a la izquierda por el Camino de Navahonda, bajando hacia Navalagamella. Antes de llegar a las primeras casas vemos a la derecha un sendero que se mete en el pinar y como la cabra tira al monte, para allí que vamos.

El sendero evita el callejeo por el pueblo, nos lleva a la M-510, que se cruza y ya solo tenemos que recorrer dos calles para llegar a la entrada de la Calleja de San Pedro, un bonito sendero entre muretes de prados ganaderos, robles y encinas, que se aleja de Navalagamella hacia el Sur.

Continuamos rectos por la Calleja de San Pedro y luego por el Camino de Los Mondongos hasta alcanzar los cercados de La Anastasiona (que nomenclatura más bonita y curiosa), donde cogemos a la izquierda el camino del mismo nombre bajando rápidamente hasta la pista de la Conducción de Picadas a Majadahonda.


Seguimos hacia el Noreste por la pista, cruzando la M-521 y encontramos un camino a la derecha que baja hacia el Arroyo de las Veguillas. Un poco más adelante enlazamos con la Colada del Camino de Quijorna, que continua bajando hacia el Río Perales. Estamos en un tramo que coincide con otra marcha popular cicloturista, la Marcha del Cocido de Quijorna. En esta ocasión si lo recorremos en la misma dirección que la marcha popular.

Se baja por el Camino de Quijorna, un camino algo trialero, hasta el Puente del Pasadero, por el que cruzamos el Río Perales. Comenzamos una potente subida de algo más de un km. al 8 % hacia la Urbanización Cerro Alarcón, primero con un tramo empujabike y muy roto hasta el mirador del Puente del Pasadero, a partir de ahí el camino es más asequible.

Bordeamos las primeras casa y bajamos hasta pasar el Arroyo de la Nava, donde se vuelve a subir hacia las casas, primero con un rampón de 350 m. al 11,6 % y luego más suavemente, bordeando la urbanización, y ya por calle acabamos la subida alcanzando la pista de la Conducción de Picadas a Majadahonda.

Se rueda por esta pista hacia el Este durante 1,5 kms. y llegamos al Camino de Los Llanos que cogemos a la derecha. Este camino va cresteando hacia el Suroeste por la divisoria del piedemonte y la llanura madrileña. Más o menos a los 2 kms. hay una cancela con carteles de propiedad privada y prohibido el paso. Pero no pueden cerrarlo por ser un camino de uso público y lo franqueamos sin problema.


Un poco más adelante encontramos la Casa de Los Llanos, uno de los escenarios más sangrientos de la Batalla de Brunete, triste episodio de la Guerra Civil Española.

Justo delante de la casa de los Llanos sale un camino que baja hacia Quijorna, el Camino de Cuesta Blanca, en los mapas de 1960 lo llaman Camino de los Cuestos, ósea que os podéis hacer una idea del desnivel. Pasado el vértice geodésico de Los Llanos giramos hacia la izquierda y bajamos una pendiente muy pronunciada hasta un olivar donde hay la cabeza de un camión de los años 50 del siglo pasado.

Desde allí sigue un camino hacia el Noreste que nos lleva hasta el Horno de Cal de El Vetago. Un poco más adelante cruzamos la Cañada Real Segoviana, continuando recto y unos pocos metros más allá nos desviamos a la izquierda por el Camino de las Rentas.

Este camino sube de nuevo al piedemonte, dirección Valdemorillo, durante 2 kms al 7 % de desnivel medio, con tramos bastante rotos y pedregosos. Una vez alcanzado el primer cerro el camino suaviza y enlazamos con la Cañada Real Segoviana, aunque al poco la dejamos para coger la Vereda del Camino de Robledo de Chavela, pasamos el Alto de Santa Ana y llegamos a Valdemorillo, finalizando esta exigente y variada ruta.


Ver el track en   

Ver el track en   

Mapas Consultados:
Iberpix - IGN
Planea - Comunidad de Madrid
Sede Electrónica del Catastro


No hay comentarios:

Publicar un comentario