domingo, 20 de marzo de 2016

Sendas por Navalafuente y Valdemanco


Nueva incursión por la divertida pedriza de Valdemanco, Bustarviejo y Navalafuente, descubriendo el espectacular sendero del lagarto azul.


Datos técnicos:
Distancia total:42,274 KmCarretera:1,4 %
Desn. de subida acumulado:957.6 mPista de Tierra:28,3 %
Desn. de bajada acumulado:946.73 mCamino:32,4 %
Altura máxima:1135 mSendero:35,7 %
Altura mínima:866 mCalles:1,0 %
Campo a través:1,3 %
Desniveles:
Subida:46,0 %Llano:15,1 %Bajada:38,9 %

Grado de Dificultad: Moderado
Nivel Físico: Alto
Nivel Técnico: Medio
IBP 66

Tipo de terreno:

Caminos y senderos trialeros, con pendientes y roquedos, zonas de lanchas y bolos de granito, tramos arenosos y piedra suelta, bastante permeables.


Descripción del recorrido:

Salimos de Navalafuente hacia el Oeste, con la intención de calentar piernas en las Majadas de Belén, como de costumbre. Rodamos cómodamente por la pista del Camino de Miraflores, ascendiendo suavemente por la falda del Cerro del Pendón durante unos 4 kms. Al llegar a la Vereda a Las Majadas de Belén giramos hacia el Noreste y acabamos la subida alcanzando el Camino de las Cercas de las Viñas.

Nos dirigimos de nuevo hacia el Oeste por este camino acabando la subida al pasar sobre un puente las vías del antiguo trazado del tren Madrid Burgos y descendemos volviendo a pasar ahora por encima del túnel de las Cantarillas. El camino gira hacia el Sur y comenzamos la trialera de las Majadas de Belén, un sendero al comienzo muy pedregoso, que va girando hacia el Este. Al poco se suaviza y llanea, cruzando el Arroyo del Collado y llegando a las Majadas de Belén, una amplia pradera con cabañas y cuadras semiderruidas.


Continuamos hacia el Este, pasando el Arroyo de Navacerrada por un puentecillo de lata, y subimos a Cabeza Lobosa, un roquedo desde el que descendemos por una rápida trialera con escorrenteras que nos deja en la Vereda a Navalmadero. Giramos por ella a la izquierda y un poco más adelante la dejamos para coger, otra vez a la izquierda, el Camino del Prado Navarro, comenzando de nuevo la ascensión por las faldas del Cerro del Pendón.

La subida comienza suave, pero al cruzar el Camino de Miraflores comienza el Camino de las Cantarillas y se complica con un terreno empinado, pedregoso y trialero. Al llegar al Camino de Las Viñas giramos hacia el Este y la pendiente suaviza, con descansillos y un firme más llevadero.

Enseguida vemos a la derecha un sendero que se aleja de la pista, al comienzo muy desdibujado, por lo que es fácil pasárselo. Es la Vereda de Fuente Llano a Los Navazales, una complicada trialera que arranca en subida, pedregosa, entre pequeños robles, retamas y jaras. Luego, ya como Senda de la Sarguera, se lanza hacia el Arroyo de Gargüera, en una bajada bastante pendiente muy rota por escorrenteras. Llegamos hasta el arroyo, que cruzamos por un puente de losas de granito, y subimos ya por camino a la M-631.


Cruzamos la carretera y cogemos a la derecha el Camino de Guadalix, que baja hacia la cantera de Los Navazales. Justo antes de entrar en las canteras decidimos desviarnos a la izquierda por un camino que está cortado con una cadena, pero no es buena decisión pues el camino desaparece y nos toca hacer un poco de campo a través en busca del camino bueno. Este sube hacia Valdemanco, y lo recorremos durante unos 500 metros hasta que encontramos a la derecha un sendero, señalizado con la silueta turquesa de un lagarto, el Camino entre Navalafuente y Valdemanco.

Este precioso sendero, antigua vía de comunicación entre ambos pueblos, baja hacia el Sur por la orilla del Arroyo Albalá, en medio de un frondoso bosque de ribera de alisos, fresnos, chopos y sauces. Tiene algún tramo trialero y otros limpios, muy disfrutones, todo un descubrimiento.

El sendero acaba justo debajo de las canteras, nosotros giramos hacia la izquierda cruzando el Arroyo Albalá y comenzamos la subida por el Cordel de la Fraguela, con un fuerte repecho de 600 m. al 9,9 % de desnivel medio, luego va suavizando hasta llegar a la Colada de Ganados de Sacedón, en Los Lagunazos.


Seguimos hacia el Este cruzando por una cantera abandonada, y atravesamos la carretera M-633 por el Camino de Cabanillas, que cogemos subiendo unos metros hacia el Norte. Enseguida nos desviamos a la derecha por otro camino, que coincide con la Ruta del Toro, para dar un rodeo y recorrer la vereda del Arroyo de Sacedón hacia el Norte.

Al poco se cruza el arroyo hacia el Oeste y rodamos por Fuente María, una zona adehesada surcada por centenarios muretes de piedra, bosque mediterráneo y dehesas de fresnos podados al estilo cabeza de gato, pasando por encima de algunas grandes lanchas granito. Llegamos al Camino de Cabanillas, lo cogemos a la derecha unos pocos metros y giramos hacia el Oeste continuando por Colada de Ganados de Sacedón.

Al poco nos desviamos a la izquierda por un sendero que baja hacia el Suroeste, recorriendo la zona de Los Cuarteles. Este sendero poco a poco va girando hacia el Noroeste y sube hacia el Lanchar de la Condesa, que nos queda a la derecha. Cruzamos la Colada de Ganados de Sacedón y continuamos hacia el Norte por senderos, llegando al Camino de las Venturadas.


Seguimos por este camino hacia el Oeste, enlazando con sederos que nos llevan hasta el Cordel del Puente del Terrero por donde se sube hacia el Norte hasta el Camino del Narrillo, que cogemos a la izquierda. Continuamos por este camino, parte de la Ruta del Granito, siempre hacia el Oeste y al poco se convierte en sendero trialero, girando hacia el Norte hasta bajar a la Fuente de Juan de Redueña. Continuamos hacia el Oeste, cruzamos la carretera M-633 y subimos dirección Valdemanco, aunque al poco encontramos a la izquierda el Camino de Colmenar Viejo, que en sentido Oeste bordea las vías del tren.

Este camino va torciendo hacia el Sur hasta cruzarse con el Cordel de los Zarzosos, que cogemos a la derecha, metiéndonos por un sendero algo trialero que nos vuelve a llevar a las vías del tren. Cruzamos las vías por debajo de un puente y continuamos hacia el Norte por el Camino de Navaluenga. Se llega a una bifurcación, cogemos el camino de la izquierda y enseguida nos desviamos a la derecha por un sendero que sube por el Lanchar del Pajarito, rodando por encima del granito, con una fuerte pendiente durante 400 m. al 11,5 % de desnivel medio.

Acabado el roquedo el sendero suaviza y gira hacia la izquierda, llegando a un camino que cogemos hacia el Este, pero que inmediatamente dejamos para meternos a la derecha por otro sendero trialero, que nos lleva siempre hacia el Este, hasta el Roquedo del Treintón.


Bajamos por este roquedo hacia el Sur, por un sendero trialero con tramos algo complicados, y llegamos al Camino de Valdemanco, que nos lleva hacia el Este entre muros de piedra. Cruzamos por un puente encima de las vías del tren y giramos hacia el Sur por una pista que transita por el roquedo del Encinarejo, paralela al Cordel de la Pesquera.

La pista comunica con el antiguo Camino de Bustarviejo que se coge a la derecha, pasando por la laguna de Navaluenga. El camino gira hacia el Sur, entrando en la Vereda de las Majadas de Navalengua a Los Navazares y un poco más abajo rodea una vaquería y fábrica de lácteos. Nada más pasarla nos desviamos a la derecha por un sendero que sube a las vías del tren, la antigua línea Madrid Burgos.

Seguimos rodando dirección Sur por el sendero paralelo a las vías y pasando por dentro del túnel de Cancho Bajero llegamos debajo de Los Barracones, uno de los 9 penales del franquismo creados para la construcción de la vía férrea Madrid Burgos. Vamos a subir hacia ellos, pero no hay un camino definido, toca saltar nada más salir del túnel, por la derecha, un murete alambrado y hacer campo a través subiendo hacia el Oeste.


Antiguamente si había camino saliendo del túnel a la izquierda, de hecho un poco más adelante hay un paso por un puente bajo las vías, y en los mapas topográficos de 1960 aparece dibujado, pero ha desaparecido totalmente. Habría que volver a pisarlo y crear de nuevo un sendero.

Subimos campo a través a Los Barracones y cogemos dirección Norte el Camino de las Viñas. Nuestra intención es conocer un sendero que comunica con las casas de la Tejera Vieja, por lo que subimos por la pista durante 1,5 kms. y nos metemos por un sendero a la izquierda que retrocede bajando hasta la zona de la Tejera Vieja. Realmente este bucle no merece la pena, pues el tramo es un ancho camino y solo 130 m. de sendero disfrutón.

Según llegamos otra vez al Camino de las Viñas unos metros arriba sale un sendero a la derecha que desciende durante un kilómetro, por la zona de La Longuera. Es una trialera muy divertida, con pasos complicados por las escorrenteras, las rocas y los lanchares.


El sendero finaliza debajo del viaducto de la antigua línea Férrea Madrid Burgos, saliendo a la carretera M-631, por la que bajamos unos cuantos metros metiéndonos a la izquierda por el segundo camino que encontramos, el Camino de Guadalix o Cordel del Camino de Torrelaguna.

Bajamos por este camino hasta el punto donde antes entramos hacia las canteras de Los Navazales, esta vez rehacemos el recorrido, cruzando la carretera, pasando por detrás de la depuradora de Bustarviejo y atravesando de nuevo el Arroyo de Gargüera por el puente. Pero ahora continuamos el sendero a la izquierda, bajando por la última trialera del día que recorre el Cordel del Jaral, primero rápida y divertida, luego muy complicada, con rocas, escalones y piedra suelta. Este tramo final, que coincide con la Ruta de El Cancho, nos baja rápidamente dirección Sur hasta Navalafuente, donde finaliza esta bonita y exigente ruta.


Ver el track en   

Ver el track en   

Mapas Consultados:
Iberpix - IGN
Planea - Comunidad de Madrid
Sede Electrónica del Catastro


No hay comentarios:

Publicar un comentario